Núñez, Sebastián

Instrumentos musicales antiguos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nació en Buenos Aires, Argentina, en 1956. De niño concurrió al Collegium Musicum de Buenos Aires donde obtuvo tuvo sus primeros conocimientos de música antigua. Estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires y en 1978 emigró a Holanda. En Utrecht aprendió el oficio de constructor de clavecines con Willem Kroesbergen, junto al que trabajó durante 6 años construyendo instrumentos para Ton Koopman y Musica Antiqua Köln, entre otros. Al mismo tiempo, se dedicó a la investigación y construcción de instrumentos de cuerda pulsada (laúdes, vihuelas, guitarras históricas, etc.) También se especializó en la restauración de antigüedades y en especial de guitarras románticas. Junto a un grupo de músicos y musicólogos, fundó la Sociedad Holandesa del Laúd, con el fin de dar a conocer este instrumento y su música. Durante cuatro años formó parte de la comisión directiva de esta sociedad. Ha dado conferencias y cursos para diferentes entidades como por ejemplo: Vereniging voor Huismuziek, Festival Oudemuziek Utrecht, Koninklijk Conservatorium Den Haag, Sweelinck Conservatorium Amsterdam, Conservatorio de Maastricht, Sociedad Holandesa del Laúd, Sociedad Belga del Laúd, Festival de Música Antigua Berlin, Simposios 2001 y 2002 de la Fundación Michaelstein en Alemania, La sociedad Española de la vihuela, AALGA (Asociación Argentina del Laúd y La guitarra Antigua), Escuela de lutería “El Virutero” de Buenos Aires, Coservatorio de Trossingen en Alemania, Fundación semanas de la guitarra en Zwolle, Holanda, Centro de lutería de Puurs en Belgica, etc. Los instrumentos que construye son reproducciones de ejemplos históricos en los que aplica las técnicas históricas de construcción. Realizó para el Instituto Holandés de Arqueología Marítima, una investigación sobre el cittern Holandés con dos instrumentos encontrados en un barco hundido en alrededor de 1620. Es miembro de la Sociedad Holandesa de Constructores de Instrumentos Musicales (NVMM). Sus instrumentos son ejecutados por músicos de fama internacional como: Toyohiko Satoh (Laudista y docente del Conservatorio Real de La Haya), Jorge Oraison (Docente del Conservatorio de Rotterdam), Lex Eisenhardt (Docente del Conservatorio Sweelinck de Amsterdam), Pieter Dirksen (Musicólogo y Clavecinista ganador del Premio Erasmus), Mike Fentross (La Sfera Armoniosa, Laudista y docente del Conservatorio Real de La Haya), Adrián Rodríguez van der Spoel (Director de coros y del Ensemble Música Temprana), Combattimento Consort Amsterdam, Miguel Sánchez (Alia Mvsica), Alfred Fernández Pons (Vihuelista catalán), Louis Peter Grijp (Camerata Trajectina), Gabriel Schebor, Dolores Costoyas, etc.

——————————————————————————————–

LA LUTHERIA, UN ARTE AL SERVICIO DE LAS MUSAS
(extractado del Anuario de la Fundación Pro Música de Rosario – 2011)

Tuve la suerte de haber aprendido de mis padres que el camino a la felicidad sólo se encuentra cuando las elecciones se hacen (en la medida de lo posible) con el corazón. Fue así como una combinación de factores como el gusto por la música, el amor por la madera y una insaciable curiosidad, me llevaron a ejercer la luthería como profesión. Esta es una actividad muy particular. No es sólo una mera combinación de datos y medidas con los que se construye un objeto físico llamado “instrumento de música”, sino que va más allá. Es la búsqueda de un sonido con determinadas características que de alguna manera ya está grabado en nuestra mente. En este sentido, se podría hablar de la luthería como de un arte. Es una creación. Cada vez que estamos frente a un trozo de madera, estamos tratando de acercarnos a ese sonido ideal que suena en nuestro espíritu. Estamos construyendo una herramienta para la transmisión de sentimientos. En lo que se refiere a la construcción de instrumentos históricos, se requiere un interés particular por la cultura y el arte de la época y la región de la que proviene el instrumento a construir. Encarar un nuevo proyecto va, muchas veces, acompañado de una visita a una colección y del estudio de mucha bibliografía que trate sobre el mismo. Informes, radiografías, restauraciones anteriores, planos y comentarios de otros profesionales son también algunos de los temas preliminares a la construcción. Además de tener conocimientos musicales en general, se debe saber sobre las maderas a utilizar y su estacionamiento, la fabricación de herramientas específicas, barnices, fabricación de cuerdas históricas (de tripa, seda y metal), historia general e historia del arte y de la música, las características regionales de los instrumentos a construir. Instruirse en otros oficios como, por ejemplo, el dorado a la hoja, la fundición de metales, la pintura antigua, el torneado de maderas, la restauración y conservación de objetos de arte y otros. A veces tuve que reconstruir un instrumento que sólo se encuentra representado en la iconografía de la época, como fue el caso del laúd de 4 órdenes pintado en un fresco de Francesco Del Cossa (Ferrara, 1469-1470), que se puede apreciar de frente y de perfil y que facilita el trabajo en lo que se refiere a su aspecto exterior. Estas reconstrucciones “iconográficas” requieren del estudio de las tradiciones constructivas antiguas y un continuo contacto con músicos y musicólogos que nos ayuden a descifrar sus enigmas particulares. Tuve la suerte de poder visitar muchas colecciones históricas y de estudiar personalmente muchos instrumentos originales. Los museos europeos mantienen una muy buena relación de intercambio de información con el ambiente de los luthiers. El contacto directo con instrumentos originales es de suma importancia para su reconstrucción. En este contexto me tocó restaurar y conservar instrumentos de mucha importancia como es el caso de un virginal flamenco construido en Amberes en 1604, probablemente por Iohannes Ruckers, miembro de una de las más famosas familias de constructores de clavecines de todos los tiempos. Abeto Fluye la música. Mercurio, etérico, la entrega en mis oídos. Trae mensajería de néctar amoroso y guía mi mano en la fibra que espera despertar. Musa dormida, te sabes leño elegido. Tu impaciencia infecta la mía. Te llevo y me llevas en metamorfosis.Resurrecta entregarás a los vientos el mensaje de amor.Ansiosa, Venus te espera. Serás suya, materia eterna, abeto celestial. (Poesía, Sebastián Núñez, junio 2011) También tuve oportunidad de investigar y reconstruir para un museo de arqueología marina, un cistro encontrado en un navío Holandés que había naufragado en 1620. La copia del mismo fue expuesta junto a los innumerables pedacitos del original. La luthería se ha descripto a veces en términos de “arte aplicada”, porque se la ha visto como una profesión dentro del ámbito de la carpintería. Difícil sería construir un instrumento de música sólo desde este punto de vista. Históricamente hablando, vemos que en el pasado se hacía una diferenciación entre estas dos profesiones. Los constructores de clavecines en Amberes en el siglo XVI pertenecían al sindicato (Guilda) de San Lucas, que también tenían como miembros a los artesanos que pintaban libros de miniaturas, los doradores, los talladores de madera, los decoradores de cerámica y algunas imprentas que producían papeles y guardas decorativas. Los carpinteros, en cambio, pertenecían al sindicato de San José. Esta separación de oficios era muy estricta. A los miembros de la familia Ruckers, los arriba ya nombrados constructores de virginales y clavecines, se les prohibía fabricarles a sus instrumentos, los soportes o patas, porque esto correspondía a un trabajo de carpintería. Ellos no eran considerados fabricantes de muebles sino de “instrumentos de música”. La música fue considerada siempre como un hecho divino. En Egipto era representada por la diosa Hathor. En el hinduismo, por la diosa Sárasuati. Los Aztecas en México tenían al dios Xochipilli. Los griegos al famoso Orfeo y a Apolo, con su lira (rodeado de musas que cultivaban las artes, entre ellas Terpsichore) representando a la música. Y así, muchísimos otros. El ser humano ha creado incontables herramientas para transmitir sentimientos con la música. Basta con sólo observar la variedad y cantidad de instrumentos que se han desarrollado para tal fin. Esta pasión milenaria que es crear e interpretar música es, sin duda, una de las expresiones más profundas que mueven al ser humano. Y en la luthería, teniendo como meta la creación de sonidos, esa pasión está siempre presente. Esto hará que siempre nos esmeremos en mejorar y tratar de conseguir, al fabricar nuestros instrumentos, inspirar a los músicos y con ellos al público oyente.

Utrecht, 15 de Octubre de 2011.

———————————————————————————————

Nota en el diario Tiempo Argentino – 20/01/2013

El arte de recobrar los sonidos del pasado a través de un instrumento 

(ir a la nota)

———————————————————————————————

Sebastián Núñez 

Argentina: Gral Hornos 2165, 1678 Caseros (FCGSM), Buenos Aires
Tel: 47501373 / 1537885987

Nederland: Vlijtstraat 6-A/8, 3513 SV Utrecht, Nederland

Web: http://www.earlymusicalinstruments.info

Pérez Robledo, Marianne Lilian

Luthier especializada en la construcción de instrumentos antiguos de teclado como el clave, la espineta, el virginal, el muselaar, el clavicordio, el fortepiano y el órgano tubular, así como en la restauración, afinación y mantenimiento de pianos románticos y modernos Uniendo una formación técnico-industrial y otra musical (intérprete de guitarra de jazz, laúd y viola da gamba), en 1983 se inicia en la luthería siendo aprendiz del luthier Osvaldo Bragán (constructor de guitarras barrocas y modernas, vihuelas, laúdes y violas da gamba). Entre 1986 y 1991 recibe una importante formación de maestros carpinteros y ebanistas de primera línea, en una reconocida industria maderera donde desempeñó varios cargos y tareas en distintas áreas. Bajo la guía del clavecinista y teórico Claudio Di Véroli (autor de varios tratados y artículos sobre el clave), se especializa en la construcción y restauración de instrumentos de teclado de los siglos XV a XVIII. En sucesivos viajes de estudio toma contacto con los instrumentos originales de importantes colecciones de museos europeos. Desde entonces construye por encargo de prestigiosos intérpretes, coleccionistas e instituciones, réplicas de virginales (según Ruckers), muselaares (según Ruckers, Couchet), ottavinos, espinetas inglesas y francesas (según Goujon, Harris), claves flamencos y franceses de uno y dos teclados (según Taskin, Dulcken, Couchet y Ruckers), copiando originales de la Russell Collection de Edinburgo, Germanisches National Museum de Nüremberg, Victoria & Albert Museum y Royal College of Music de Londres, Museum of Fine Arts de Boston, Gemeentemuseum de La Haya, Museo Instrumental del Conservatorio Superior de Música de París y otros. También ha realizado numerosas reparaciones y restauraciones, desempeñándose como afinadora y técnica de mantenimiento de instrumentos de teclado antiguos, órganos de iglesias y pianos modernos, de particulares e instituciones. Desde 1999, en colaboración con el prestigioso organero e investigador Enrique Godoy, investiga y desarrolla la construcción de órganos antiguos, según modelos y mensuras originales. Desde 2003 a 2009, desarrolló en Radio Nacional Clásica, el programa “La Luthería y el Mundo de los Instrumentos Musicales” (www.lalutheria.com.ar). Desde 2007, restaura órganos tubulares de iglesia, con el organista Rafael Ferreyra y la luthier, escultora y restauradora Karina Kohoutek. Desde 2008, en colaboración con el luthier Matías Crom, desarrolla instrumentos de arco exóticos como el baryton (viola da gamba “di pardone”). Desde 2013, trabaja conjuntamente con Karina Kohoutek en la construcción y restauración de instrumentos antiguos y modernos de teclado. lpr_clave-organo-fotepiano_sm Web: www.lpr-luthier.com.ar

E-mail: mariannelilian_perezrobledo@yahoo.com

Cel: (54) 9 11 5044 5137

Buenos Aires – Argentina